lunes, 6 de octubre de 2014

Reemplazo Parcial de Cadera

También llamada hemiartroplastía de cadera, se realiza cada vez menos en la práctica privada.
Se emplea esta técnica para tratar fracturas mediales de cadera (del cuello femoral) en pacientes mayores y con muy poca movilidad. Generalmente, es un procedimiento de urgencia. En este tipo de cirugía se reemplaza solamente la cabeza femoral, dejando el acetábulo intacto, a diferencia del reemplazo total donde se reemplazan ambos componentes de la articulación coxofemoral. 

Prótesis Total de Cadera
A diferencia de las prótesis totales que tienen un tallo femoral y una cabeza pequeña separados (además del componente acetabular), las prótesis parciales consisten en una “bola” grande unida al tallo. Las más comunes son las de Austin-Moore, que se usa sin cemento; y la prótesis de Thompson, que se fija al hueso mediante cemento.

Prótesis de Austin-Moore

Prótesis de Thompson
La cirugía es similar a la empleada en el reemplazo total de cadera convencional, donde se extrae la cabeza del fémur fracturada y se prepara el canal femoral para alojar el implante. La recuperación puede ser algo más dificultosa debido a la edad y movilidad del paciente (si se tratara de un paciente añoso, pero con un estilo de vida aún activo, la indicación sería un reemplazo total de cadera como en los pacientes más jóvenes).
Este tipo de prótesis, al no reemplazar la cavidad acetabular, con el tiempo provoca el desgaste del cartílago de la superficie acetabular, generando severo dolor, limitación y pérdida de hueso, llevando a tener que reoperar al paciente colocando una prótesis total. Por este motivo es que se indica solamente en pacientes muy mayores y con muy poca movilidad, con una baja expectativa de vida. En este caso, se busca el alivio del dolor y permitir algo de movilidad.

Lamentablemente, en ciertos lugares de atención de jubilados se sigue utilizando bastante en pacientes relativamente jóvenes, o muy mayores pero activos, provocando severos dolores a los 6-12 meses de la cirugía. Por esto, es fundamental discernir el grado de actividad de cada paciente, más allá de la edad. Si mañana se fractura la cadera una señora de 100 años pero que todos los días sale a caminar y se maneja por sus propios medios, la indicación es realizar un REEMPLAZO TOTAL DE CADERA, y no uno parcial.



Hasta la próxima.

Dr. Leandro Nuñez 


domingo, 14 de septiembre de 2014

Atención!! Comenzamos con consultas a través de Skype!!!

Antes, una aclaración: las consultas virtuales NUNCA van a reemplazar a las consultas presenciales.

Ahora bien, la consulta a través de Internet, por videoconferencia, facilita y diversifica el acceso paciente-especialista. Evita desplazamientos, sin perder el contacto "cara a cara". No son las personas las que corren de un lado para otro, sino su imagen y su voz. No sólo se ven y se oyen, sino que comparten el mismo escritorio, pudiendo comunicarse también por escrito. Además, pueden intercambiar documentos de forma inmediata. La consulta on-line, como la presencial, permite una atención en tiempo real, personalizada, exclusiva y confidencial.

La consulta por videoconferencia, por sí sola, no tiene por objeto el diagnóstico y/o tratamiento del paciente, y en este sentido, no sustituye de ninguna manera la consulta o juicio profesional efectuados de forma presencial, mediante la relación directa especialista-paciente.

Puede ser útil para obtener, por tanto, una segunda opinión médica, o conocer si el tratamiento que están recibiendo como pacientes es el adecuado. También sirve para pre-programar una consulta presencial en pacientes que viven a gran distancia del consultorio.
Si Ustedes, sin importar su país o ciudad de residencia, quieren contrastar un tratamiento médico, conocer la gravedad de su enfermedad y obtener soluciones alternativas, no lo duden, pueden contactarnos vía Skype.

Las consultas serán atendidas por mí exclusivamente.



¿Qué se necesita para este servicio?

Una computadora, un teléfono celular del tipo smartphone o una tablet, conectado a internet con el software Skype© (superior a la versión 3.5 o la última versión) convenientemente instalado y configurado, y una cámara (Webcam) en su equipo informático (verifique siempre que ve su propia imagen). Puede requerir también de un micrófono y auriculares.

Es conveniente que prepare la consulta como si de una visita presencial se tratase, asegurándose de que no tendrá llamadas telefónicas o distracciones durante la sesión.

¿Cómo funciona el servicio de consulta médica online?

Una vez pautada la videoconsulta, deberá completar vía mail algunos datos que serán necesarios para establecer la cita online. La consulta se realizará el día y la hora acordada por ambos, en directo a través de la webcam.

Los que estén interesados en este servicio, deberán contactarse vía mail a info@caderacirugia.com.ar o a los teléfonos que figuran en la página (0810-444-0090 o 4824-4539). Allí se les pasará información respecto a precios, nombre de contacto y datos que se necesitarán previo a la consulta virtual.


Hasta la próxima.

Dr. Leandro Nuñez 


viernes, 12 de septiembre de 2014

El deporte también pasa factura

Está demostrado que el ejercicio físico, tanto de fuerza como de resistencia muscular, tiene efectos positivos sobre la salud.
Sin embargo, hay un punto límite para los beneficios, a partir del cual el sobreesfuerzo (sobreentrenamiento) o ejercicio de alta intensidad, puede reducir los beneficios sobre la salud y perjudicar el sistema inmunológico del deportista.
Y cuando uno quiere vivir del deporte profesional como medio de vida, entonces el ejercicio físico se convierte en un factor de riesgo laboral, es decir, que el deporte se convierte en riesgo, no en salud. Muchas veces hemos oído decir que el deporte de élite es incompatible con la salud y que al final tanta intensidad en el ejercicio termina pasando factura. Los que así opinan, no están exentos de razón.

Para conseguir el máximo rendimiento deportivo, el futbolista profesional dedica casi todo el tiempo en el entrenamiento, lo que requiere dedicación física, mental y social completa. La vida la tiene asociada alrededor de los partidos, entrenamientos y viajes.
Pocos conocen la vida del futbolista después de retirado. Durante su carrera profesional han ganado dinero, gozan de fama y reconocimiento social. Y muchos de ellos una vez que abandonan la práctica profesional continúan ligados al mundo del fútbol, unos como entrenadores o ayudantes del cuerpo técnico, otros como ojeadores y representantes.
Sin embargo, la gran mayoría de ellos inician una nueva vida completamente al margen de la actividad que practicaron durante largos años.


PLANO PSICOLÓGICO

“Retirarse es morirse un poco”. Esta frase lleva mucha filosofía en su contenido, ya que desde el punto de vista emocional, el futbolista en el momento del retiro presenta un vacío importante en su esfera mental, que no siempre es fácil llenar.
La nueva adaptación al medio no siempre es fácil, crea problemas de ansiedad y a veces depresión (recordar el caso de Matías Almeyda, uno de los más recientes).
Muchos han ganado dinero y han sabido ahorrar e invertir. Otros en cambio, han malgastado y no han ahorrado. Y algunos han derrochado lo ganado y al poco tiempo de abandonar la práctica del fútbol están arruinados.
Por ello, es importante mentalizar al jugador a que se prepare para el futuro, para cuando abandone el fútbol o el deporte en general. Tarea ésta muy difícil, ya que el futbolista, cuando está arriba, oye pero no escucha. Salvo honrosas excepciones.
Pero no sólo en la esfera mental se producen alteraciones en el futbolista retirado, sino también a nivel del organismo.


OBESIDAD

La mayoría de los futbolistas están dotados genéticamente, de tal forma que la práctica deportiva les ayuda a mantener su peso sin grandes dificultades. Sin embargo, hay otros que en cambio, a pesar del deporte tienen tendencia a engordar, e incluso a la vuelta de las vacaciones vuelven con exceso de peso (Maradona, Ronaldo, Chilavert).
Pues bien, este tipo de futbolistas, cuando abandonan la práctica del deporte profesional, se vuelven obesos, con abdómenes prominentes que viven una realidad muy diferente y lejos de los reflectores que durante años fueron fieles acompañantes de su fama perdida.
Las alteraciones cardiovasculares y las enfermedades silentes como la hipertensión y la diabetes, se hacen habituales en estos jugadores. 




ARTROSIS

La Artrosis es una enfermedad que produce incapacidad y se caracteriza por producir dolor, rigidez y degeneración de las articulaciones.
La artrosis es la patología más frecuente en el futbolista retirado. La sobrecarga de entrenamientos y partidos y las recuperaciones rápidas tras una lesión, favorecen las alteraciones degenerativas a nivel articular, que se va a hacer más importante con el devenir de los años.
Los microtraumatismos de repetición que se producen de forma constante en el fútbol son la causa fundamental por la que se producen estas alteraciones articulares que con la edad favorecen los procesos artrósicos.
Las articulaciones más afectadas son la cadera, rodilla y tobillo-pie. Afortunadamente la columna vertebral, no sufre en el fútbol como en otros deportes (un ejemplo es el atletismo, siendo Carl Lewis, el recordado "hijo del viento", uno de los casos más reconocidos de gran artrosis a nivel lumbar).



CADERA

La carga física realizada en el transcurso de los entrenamientos intensos y partidos es un factor de riesgo para el desarrollo de una artrosis severa de la cadera con la edad.
En estudios publicados por la prestigiosa revista British Journal of Sports Medicine, la posibilidad de desarrollar artrosis de cadera en jugadores profesionales retirados del fútbol es 10 veces superior al resto de la población.
Además este estudio demostró que la aparición de la artrosis de cadera no guardaba ninguna relación con haber sufrido lesiones en esta parte del cuerpo durante su carrera.
Un ejemplo de ex-futbolistas con reemplazo de cadera es Pelé. 



RODILLA

Las lesiones de rodilla son la causa más frecuente de invalidez permanente en las lesiones asociadas al fútbol.
Y dentro de la rodilla la lesión del Ligamento Cruzado Anterior (LCA) es la lesión más importante, ya sea aislada o asociada a lesión de meniscos o ligamentos laterales.
A medida que avanza la edad, las rodillas afectadas de una rotura de LCA solas o asociadas, operadas o no, aumentan los problemas de inestabilidad y el desarrollo de una artrosis bicompartimental o tricompartimental, que en ocasiones lleva directamente a la Prótesis de rodilla.



TOBILLO Y PIE

En el fútbol, no sólo afecta a estas estructuras el impacto del pie sobre el suelo, sino fundamentalmente los microtraumatismos de repetición constantes que se producen como consecuencia de la esencia del fútbol que es el manejo y golpeo del balón.
Estos microtraumatismos de repetición, terminan produciendo lo que llamamos “Tobillo del Futbolista”, donde la artrosis y osteofitos forman parte de las estructuras anatómicas del pie, que no impide la actividad deportiva pero sí producen molestias y dolores que obligan a la colocación de ortesis plantares para aliviar los mismos. Con los años, estas artrosis se acentúan provocando incapacidades.

Un claro ejemplo es Gabriel Batistuta, quien sufre serios problemas para caminar a los 45 años, producto de las lesiones mal curadas en su tobillo derecho. Durante gran parte de la década del ‘90, el Bati jugó infiltrado en la Fiorentina, en donde hoy es reconocido como el máximo ídolo de esa institución italiana. Hace poco tiempo tuvo que someterse a una fijación (artrodesis) en uno de sus tobillos debido al insoportable dolor que padecía. 



¿Qué hacer luego del retiro?

Cuando un jugador termina su carrera profesional debe seguir entrenando más que el resto. El entrenamiento y la buena alimentación para alguien que realizó deporte de alto rendimiento es de por vida. El corazón de un futbolista está acostumbrado a trabajar a una frecuencia cardíaca distinta al de una persona que no hizo actividad física a ese nivel durante diez o quince años. Además es determinante en la articulación: para preservarlas es necesario mantener una buena masa muscular. Ex jugadores como Simeone, Caniggia, Troglio se siguen entrenando y esto responde a una cuestión cultural. Lo importante es nunca dejar de entrenar.



Quiero finalizar este artículo con una PARADOJA:
Se ha dicho que el ejercicio en exceso puede provocar artrosis. Pero también podemos decir que el ejercicio puede evitar las complicaciones de la artrosis (como la rigidez articular). El exceso trae complicaciones y la moderación beneficios. Por lo tanto se debe cuidar la salud, mediante el ejercicio y el deporte moderado. 


Hasta la próxima.

Dr. Leandro Nuñez 


viernes, 5 de septiembre de 2014

¡Cuidado con la Ozonoterapia!!!!

Esta va a ser una nota polémica. Siempre se ha escuchado acerca del “negocio” de la Medicina. Se puede estar de acuerdo, o no. Y como en todos los aspectos de la vida, existen médicos buenos y malos, trabajadores y vagos, honestos y “chantas”, pero puede decirse también de los abogados, ingenieros, políticos (bueno, en realidad, creo que sería un milagro encontrar alguien honesto…), comerciantes, y un gran etc. No es el punto de esta nota.

Sin embargo, cuando de enfermedades crónicas se trata, o sin un tratamiento reconocido, empiezan a aparecer múltiples terapéuticas alternativas “milagrosas”. Ahí entra en juego la desesperación del paciente, las opiniones de “amigos”, avisos publicitarios, etc.
Entonces comienza el derrotero de los pacientes por distintos especialistas, incluso con algunos que NO son médicos (Adianchiii)… Tratamientos tales como la proloterapia, la acupuntura, la herboterapia, células madres de origen animal, la ozonoterapia, y muchos más. Cada día aparece un tratamiento nuevo. Ojo, algunos pueden ser útiles, pero todo tiene un límite y sus indicaciones.

Continuamente veo casos donde la enfermedad está avanzada (artrosis) e igual le han indicado al paciente alguno de esos tratamientos, obviamente sin resultados, y obviamente a un costo elevado. En casos avanzados, la mejor opción siempre es la cirugía, salvo muy raras excepciones.

Me voy a referir puntualmente a la Ozonoterapia, que aunque ya lleva unos años aún sigue vigente. 


El ozono es una molécula compuesta por tres átomos de oxígeno. En la naturaleza, el ozono se produce en la estratosfera (a unos 25-30 km de la superficie de la Tierra), donde la radiación ultravioleta (UV) causa la división de una molécula de oxígeno (O2) en dos átomos de oxígeno altamente reactivos. Estos átomos reaccionan con moléculas de O2 vecinas para dar lugar al ozono, O3. Además de la radiación UV, las descargas eléctricas de los rayos pueden catalizar esta reacción. Esta es la famosa “capa de ozono”, que absorbe la gran mayoría de la radiación ultravioleta de media frecuencia.
A nivel de la superficie terrestre, el ozono se forma por la acción de la radiación solar sobre el aire contaminado con compuestos orgánicos volátiles y óxidos de nitrógeno. Las principales fuentes de estos compuestos son las emisiones de los vehículos de motor y las fábricas. Este ozono es tóxico al ser inhalado, y puede además dañar distintas plantas, debido a su alto poder oxidan


El ozono irrita las membranas mucosas del aparato respiratorio. Afecta desde la boca, la nariz y la garganta hasta las vías respiratorias profundas; además, propicia las irritaciones oculares, disminuye la agudeza visual y embota el razonamiento. La exposición a este gas tiene efectos tóxicos acumulativos, de ahí que a la larga, decrezca la función respiratoria e incremente la susceptibilidad a sufrir infecciones. 
¿Cómo puede entonces este producto tóxico ser utilizado como agente terapéutico? Lo primero que llama la atención es que sus defensores dicen que “aunque es un oxidante, actúa como antioxidante” (?). Afirman que aumenta las defensas antioxidantes del organismo, lo que es lógico teniendo en cuenta que el organismo trata de defenderse del propio ozono. Además, indican que aumenta la oxigenación del cuerpo, pero para eso ya existen terapias comprobadas que emplean mayores concentraciones de oxígeno como lascámaras hiperbólicas.

Aunque sus defensores sean incapaces de dar una explicación a su funcionamiento, esto no sería tan importante si funcionara para algo. Entre las innumerables enfermedades que sus defensores afirman que se pueden tratar con ozonoterapia, se pueden encontrar desde distintos problemas óseos y musculares (principalmente se usa en problemas de columna), migrañas, y otras enfermedades más o menos leves. El problema es que se extiende su uso a problemas artrósicos en cadera y rodilla. Todos los datos que apoyan estos usos son completamente anecdóticos, basados en los comentarios de los pacientes, sin que exista ningún ensayo clínico doble ciego publicado en una revista seria. Además, el uso del ozono no está aprobado ni por la Agencia Europea del Medicamento ni por la Food and Drug Administration (FDA).

Ante estos criterios, parece incuestionable que hay una ética mínima que invariablemente se debiera cumplir, pero que aparentemente se cumple muy poco o nunca. ¿Están al tanto los pacientes a quienes se aplica esta terapia de lo controvertido del tema? ¿De que no es un procedimiento común ni reconocido universalmente? ¿Se le informa al paciente del estado en que se encuentran las investigaciones y de la prohibición que existe en algunos países de aplicar estos procedimientos? ¿Se les solicita permiso para aplicar el tratamiento una vez que se les ha informado adecuadamente, o se les mantiene en la total ignorancia? Al parecer, esto último es lo que está sucediendo en la gran mayoría de los casos.


Hasta la próxima.

Dr. Leandro Nuñez 







Reemplazo de Rodilla

El reemplazo total articular ha supuesto una revolución en el tratamiento de la artrosis en la segunda mitad del siglo XX. Este avance ha hecho que los pacientes muy impedidos físicamente, puedan volver a caminar, dejando de lado sus muletas o las sillas de ruedas.
Los diseños cada vez buscan funciones más fisiológicas, mejorando el estrés en la transferencia de cargas entre el implante y el hueso, lo que evitará la pérdida de stock óseo de cara a una cirugía de revisión.
Esta intervención consiste en resecar el cartílago y el hueso destruido por la artrosis y sustituirlo por un implante que haga las funciones de la rodilla, y sin dolor.


La artroplastia total de rodilla es una técnica que se ha universalizado desde los años 70, para el tratamiento de los pacientes que sufrían procesos degenerativos en dicha articulación. Los resultados y la supervivencia de las prótesis iban en aumento conforme se desarrollaban mejores materiales y se depuraba la técnica quirúrgica. En el afán de acelerar la recuperación de los pacientes, los abordajes (entendiendo por abordaje no sólo la incisión cutánea sino todo el tratamiento de las partes blandas) se han ido reduciendo. Si hay una menor agresión a los tejidos, la recuperación será más rápida.

La artroplastia total de rodilla con abordaje mínimamente invasivo les permite a los pacientes mejorar considerablemente su nivel de calidad de vida ya que puede ayudarlos a reducir el dolor, recuperar una mayor movilidad y mejorar su capacidad de movimiento. Tan solo unas horas después de la cirugía, los pacientes se pueden levantar y comenzar un tratamiento de terapia física el mismo día en que se completa el procedimiento o máximo a las 24 horas.
Otra de las ventajas de esta nueva técnica es que reduce el período de hospitalización (menos de 4 días). La técnica de cirugía mínimamente invasiva requiere una incisión más pequeña y un protocolo más avanzado para el manejo del dolor.


Al utilizar una técnica que solamente requiere una pequeña incisión y menos cortes en el músculo, los pacientes se pueden recuperar más rápido y logran, en última instancia, mejorar su capacidad de movimiento.
La cirugía estándar para el reemplazo total de la rodilla demora entre 90 minutos y dos horas. Este procedimiento, por lo general, demora menos una hora.

Actualmente, existen nuevos modelos de prótesis, incluso se destacan las que permiten una mínima resección ósea, conservando mayor cantidad de hueso para eventuales futuras reoperaciones, y cuya técnica quirúrgica es más sencilla.






Podemos concluir que hoy en día ha avanzado mucho la calidad de las prótesis de rodilla, permitiendo conservar más hueso y hacer incisiones más pequeñas. Esto conlleva a menos complicaciones, y a una rehabilitación más rápida y mejor tolerada.

Hasta la próxima.

Dr. Leandro Nuñez 


martes, 26 de agosto de 2014

¿Qué es la Bursitis Trocantérica o Trocanteritis?

Primero hay que aclarar qué es una bursa (o bolsa serosa). Una bursa es una almohadilla  que se encuentra en las articulaciones, y que sirve como protección a los tendones y los músculos contra el roce de las superficies prominentes de los huesos, es decir, las bursas son como pequeños amortiguadores que están en las articulaciones.
La bursa trocantérea está situada en el lado lateral de la cadera, justo al lado de donde tenemos el bolsillo del pantalón. Cuando esta bursa se inflama, genera dolor, dando lugar a la trocanteritis.



Es más frecuente en mujeres (típicamente entre los 40-60 años, aunque se puede ver a cualquier edad). También se suele ver en arqueros de fútbol por el excesivo roce.

Síntomas

Ocasiona dolor en el lado externo de la cadera, al pararse, al caminar y al subir o bajar escaleras. Es típico el dolor a la palpación en el trocánter mayor. Generalmente, el paciente refiere que no puede dormir sobre ese lado. El dolor puede irradiar al glúteo y por la cara lateral del muslo.


Diagnóstico

El examen físico es muy importante, la rotación externa e interna de la cadera es dolorosa, así como la palpación directa sobre el trocánter. Se debe hacer el diagnóstico diferencial con artrosis de cadera.
Se pueden solicitar estudios complementarios en casos crónicos o para descartar otras patologías. La radiografía simple de cadera sirve para ver si existe artrosis. Otra opción, cuando no hay respuestas al tratamiento, es hacer una Resonancia Magnética, para estudiar la cadera y confirmar el diagnóstico de trocanteritis. También es útil para ver si no existe patología asociada en los tendones rotadores de la cadera que se insertan en el trocánter mayor (como el desgarro del glúteo medio).

Factores predisponentes

- Obesidad
- Pie plano
- Cirugías previas (prótesis de cadera, fracturas)
- Dismetría de miembros (piernas de diferente longitud)
- Exceso de actividad física
- Patologías de columna
- Artrosis de Cadera

Tratamiento

Cuando es aguda, se suele tratar con antiinflamatorios, hielo local y ejercicios de elongación. Luego puede considerarse la posibilidad del tratamiento kinésico.
A veces, es una patología que puede tardar meses en curarse.
De persistir la dolencia, no se descartan las infiltraciones.
Una terapéutica relativamente nueva y con muy buenos resultados es el plasma rico en factores de crecimiento.

Es extremadamente rara la opción quirúrgica.



Hasta la próxima.

Dr. Leandro Nuñez 


Displasia de Cadera

La displasia de cadera es el desarrollo anormal de la unión que hay entre la cabeza del fémur y la cavidad de la pelvis donde encaja (acetábulo). Como consecuencia se produce un desplazamiento de la cabeza del fémur hacia fuera.
El hueso del fémur se puede salir de la cavidad de manera intermitente por inmadurez o de manera permanente (llamada cadera luxada).
Esta enfermedad se presenta en 3-5 de cada 1000 recién nacidos, y es más frecuente en niñas.

Su causa se desconoce. Se la ha asociado con la falta de fuerza de los ligamentos inducida por las hormonas maternas, la escasez de líquido amniótico durante el embarazo, una mala postura del feto en el útero materno, el carácter hereditario, etc.

Existen unos marcadores de alto riesgo de padecer displasia de cadera:
       Antecedentes familiares de la enfermedad.
       Parto de presentación de nalgas.
       Sexo femenino.

Además hay unos factores que predisponen para padecerla como:
- ser primogénito
- parto por cesárea
- partos múltiples
- ser prematuro/a
- sobrepeso al nacer
- deformidades faciales
- deformidades de pies
- escoliosis
- en general, cualquier tipo de malformación congénita.

Diagnóstico

El diagnóstico precoz es fundamental para un tratamiento correcto antes de que el niño empiece a caminar. Será el pediatra el que lo diagnostique desde la sala de parto y en los sucesivos controles.
En cada revisión se explorará de manera minuciosa las caderas, valorando el movimiento espontáneo de las piernas, la longitud de las mismas y la asimetría de los pliegues.
Actualmente, se destaca el uso de la ecografía para detectarla y tratarla correctamente.

Tratamiento

El tratamiento depende del momento del diagnóstico de la displasia y de su gravedad.
Cuanto antes se inicie, mayor es la posibilidad de una buena respuesta y una curación completa.
En menores de 6 meses el tratamiento consiste en un arnés de Pavlik. Es un dispositivo compuesto por unas correas que van sujetas a una especie de faja que rodea el pecho del bebé. Es inocuo y bien tolerado, y el Traumatólogo infantil debe instruir a los padres sobre su correcta colocación y ajuste para lograr la posición adecuada.



La duración del tratamiento es variable (de 2-4 meses), hasta que se recoloca el fémur en la cadera. Con esta técnica se resuelven hasta un 90% de los casos.
En mayores de 6 meses el tratamiento es más complejo, en algunos casos requiere una tracción continua de la extremidad con un sistema de poleas, seguido por cirugía. Y después de la misma, se colocará una férula en las piernas del niño durante un tiempo.
A pesar del tratamiento pueden quedar secuelas en el movimiento.

ADULTOS

Cuando se pasa por alto esta patología en la infancia, o no es tratada a tiempo, en la edad adulta el paciente va a presentar síntomas.
Para el diagnóstico de la displasia de cadera del adulto es necesario hacer exámenes que incluyan una evaluación de la marcha, medir la longitud de las extremidades, determinar la potencia muscular, los arcos de movilidad y hacer pruebas especiales.
Las radiografías simples en proyección anteroposterior (AP) de la pelvis y laterales de cadera son los primeros pasos en la evaluación por imagen.

El tratamiento de la displasia de cadera en el adulto se orienta hacia preservar la articulación y reducir el dolor que experimenta el paciente. Cuanto antes se diagnostique esta enfermedad mayores opciones de tratamiento existirán. Existen dos tipos de intervenciones, las cirugías que preservan la articulación y la cirugía en el que se reemplaza la cadera, mediante una prótesis de cadera, y está indicada cuando la articulación de la cadera está muy deteriorada.

Está totalmente contraindicada la artroscopía de cadera en estos pacientes, ya que lo único que se logra es generar una mayor inestabilidad de la cadera.
Las osteotomías tienen cada vez una indicación más limitada, debido a la morbilidad que generan y al advenimiento de nuevos materiales para las prótesis de reemplazo articular.
La artroplastia es una excelente forma de tratamiento a pesar de que las anormalidades anatómicas asociadas aumenten la complejidad técnica y disminuyan en los jóvenes las posibilidades de longevidad del implante.




La artroplastia de cadera es el procedimiento de elección para la mayor parte de los pacientes con artrosis avanzada sintomática secundaria a displasia de cadera.


Hasta la próxima.

Dr. Leandro Nuñez 



¿Cuánto tiempo duran las prótesis de cadera?

Esta es una pregunta típica en la consulta. Y puede tener varias respuestas… Generalmente, se habla de una duración de entre 15 a 20 años, quizás más. Incluso hay pacientes operados que llevan 30-40 años… Y surge la pregunta: ¿Eran mejores las prótesis antes? No, se operaban pacientes a alta edad, con poca demanda funcional.
En la actualidad, confiando en los nuevos materiales y las mejores superficies articulares (cerámica, oxinium), se indica en pacientes más jóvenes aún, con mayor demanda funcional. Por el momento, los resultados son auspiciosos.

Para asegurarse una buena durabilidad, se deben tener en cuenta varios factores, como el peso del paciente, la actividad, la calidad ósea, la calidad del implante, el cirujano, etc. Cuanto más se cuide el paciente, mayor tiempo durará la prótesis, de lo contrario, se aflojará.
Con las nuevas superficies de contacto, sumado a una correcta técnica quirúrgica, el objetivo es cambiar sólo alguno de los componentes (por ejemplo, el polietileno del acetábulo solamente, y no tocar el resto de la prótesis). Por eso es sumamente importante el control periódico, por lo general anualmente, para detectar un eventual desgaste en forma precoz. De esta manera, la cirugía de revisión es mucho más simple.

Pongo un ejemplo de un paciente de 80 años, operado hace 18 años. En las radiografías se observa el desgaste del polietileno del cotilo (se ve la cabeza tocando el metal de la copa), el resto se ve firme.



Decidimos cambiar el polietileno, pero como esa marca de prótesis no se fabrica más, se procedió a cementar un cotilo dentro del metal.
Este es el polietileno del cotilo, con gran desgaste y tejido impregnado de metalosis debido al rozamiento de las superficies de metal.


Este es el control postoperatorio, luego de una cirugía corta y poco agresiva. El paciente deambuló sin restricciones al día siguiente.


Hasta la próxima.

Dr. Leandro Nuñez 



Invirtiendo roles. Las 4 “P” de la recuperación de una cirugía de cadera

Me voy a poner en el lugar del paciente sometido a un reemplazo de cadera por un momento. Puedo hacerlo, me tocó vivirlo de cerca. En esos días me dí cuenta realmente las “dificultades” que puede sentir la persona operada. Ahí comprendí una cosa. Uno, como profesional, ve al paciente antes de operarse en el consultorio digamos 40 minutos, le explica bien el procedimiento, la recuperación, incluso se hacen nuevas consultas de ser necesario. El paciente se opera. El médico luego ve al paciente después de la cirugía y se va a seguir con su trabajo o a descansar. Al otro día, ve al paciente, típica visita de médico, de 30 a 60 minutos, lo mismo al día siguiente. Luego se cita al paciente a los 15 días aprox. En ese ínterin el paciente puede comunicarse por teléfono o acudir ante una urgencia, pero uno NO ESTÁ todo el día con el paciente, desconoce las limitaciones y molestias que pueda tener, aunque en el 99% de los casos sean normales…
Acá voy a tratar de explicar cómo afrontar esas dificultades.

Muchas personas se enfrentan a un reemplazo de cadera, mientras que algunos tienen recuperaciones sin incidentes y tranquilas, algunos, la “padecen”. Igual no hay que irse a los extremos, que nunca son buenos, unos por exceso de confianza y otros por demasiados temores.


"Estar prevenido vale por dos". La recuperación puede tomar algo más de lo que el paciente pueda imaginarse, y puede depender de otra persona más de lo que esperaba. Además siempre existen los comentarios de “conocidos”…para bien o para mal. Que el primo del vecino del cuñado se operó y quedó en silla de ruedas, que la abuela del hermano de la novia de un conocido a los 4 días estaba corriendo maratones… Todo eso no sirve. Se debe escuchar al profesional y seguir sus indicaciones.

Las 4 "P" de la recuperación

Paciencia

La recuperación de un reemplazo de cadera puede tomar más tiempo del esperado o del que le hubiera gustado (aunque sea sólo un mes, para algunos pacientes es mucho). Tiene que estar preparado para recorrer un camino lento. Cuatro a seis semanas, que muchos sienten que es suficiente tiempo, es sólo el comienzo. Porque están los pacientes que practican deportes y para poder hacerlo deben esperar unos meses. Hay que ser paciente; es ciertamente y sin duda difícil, pero con paciencia, se puede encarar una buena rehabilitación.

Practicidad

No establezca "objetivos en línea de tiempo" ("Yo estaré bailando en 6 semanas"). Muchas personas están acostumbradas a establecer metas en sus vidas y trabajos (está perfecto). Pero aquí hay que comprender que el paciente como persona no está a cargo de la situación…sino que lo está SU CADERA. Se va a recuperar al ritmo y capricho de SU CADERA. Sea práctico, si se da cuenta de que entiende lo que se hizo en la cadera durante el procedimiento (el corte, el golpeteo, el manoseo, la fijación de la prótesis), y que toda la cicatrización requiere de cierto tiempo, usted se dará cuenta que fijarse ciertos objetivos es realmente contraproducente.

Piense positivo

No permita que la situación lo convierta en negativo. Muchos pacientes han pasado por momentos más deprimentes; han sufrido a través de los medicamentos para el dolor, la falta de independencia, la rigidez, la falta de sueño, viendo cómo se iba su calidad de vida, etc. Ciertamente, puede ser un reto, pero una actitud positiva, sabiendo que va a ganar la batalla y salir victorioso por la recuperación de su estilo de vida activo, es de vital importancia. Nunca debe rendirse. Una vez más, entendiendo que esta recuperación puede ser larga, pero manteniendo una actitud positiva, usted puede seguir adelante con la confianza de que va a recuperar la vida que la artrosis le robó.

Propósito

Recuerde siempre lo que lo impulsó a hacerse un reemplazo de cadera. Usted se dio cuenta de que su vida no era lo que quería que fuera, y que decidió hacer un cambio. Es posible que, en ocasiones, tienda a olvidar su propósito en toda la recuperación y, al hacer esto, es posible que tienda a centrarse demasiado en el "ahora". Al centrarse simplemente en el "ahora" es posible que se desanime y se decepcione. Usted tomó la decisión de someterse a la cirugía. El cirujano hizo su parte. Ahora es el momento para que usted haga el suyo. No se exija, sólo “sienta” a su cadera y haga lo que tiene que hacer. No se concentre u obsesione en los pequeños contratiempos, que son sólo pasajeros. Su propósito, entonces, es simplemente ir día a día y recordar por qué tuvo la cirugía que se realiza. No hay atajos aquí. Hay que recordar cuál es su objetivo y seguir avanzando.



Espero que estas palabras sirvan para acompañarla/o en la difícil decisión de operarse o en seguir con la rehabilitación sin temores.

Hasta la próxima.

Dr. Leandro Nuñez